La verdad a medias

Es triste pero cierto lo que decía Sor Juana: “siempre hay una razón para la razón”.